Ernesto Morales sobre sobre las declaraciones de Elián González

Foto de Ernesto Morales.

He visto a Elián Gonzalez llorar mientras hablaba de un simple saludo entre Obama y Raul Castro, aquel primer saludo durante las exequias de Mandela. Me ha estremecido verlo sollozando. Vaya que sí.

Porque al margen de las incoherencias que salen de su garganta triste, y del desfile de comentarios de bodega (en boca de filósofos de parquecito provincial) que provocan en las redes sociales estos vídeos de Elián, hay algo tormentoso, terrible, en el corazón y la conciencia de ese muchacho, y que con un mínimo de agudeza y sensibilidad puede palparse en ese video tomado en Ecuador dos años atrás.

Hay un trauma solapado pero horrible en esas lágrimas ridículas para todo el planeta tierra que no se llame Elián. Nadie quiere llorar, nunca. El llanto es un reflejo que intentamos frenar a como dé lugar. Más aún, frente a cámaras. Se llora por lo que no se puede contener. Y para Elián González, un apretón de manos entre los símbolos de dos países que descuartizaron su psiquis y su personalidad para siempre, es algo perturbador hasta las lágrimas. Un síntoma de la procesión que va por dentro.

El calvario de ese muchacho no se le desea a nadie. Vive con el conflicto existencial de defender el sistema del cual huyó su madre, por el que murió su madre. Lo enseñaron a pelear contra esa idea: con cinco años era sentado en los muslos del Fidel Castro que hechizó a un pueblo de cerebros adultos. Elián tenía cinco años.

Pero su madre sigue en su cabeza, hinchada por el agua, mordisqueada por tiburones. Algo contra lo que difícilmente pueda un adoctrinamiento sistemático y letal: Elián, de alguna manera, en lo más recóndito de esa psiquis adolescente, presiente que cada día que grite Viva Fidel, cada vez que masculle frases inyectadas contra Miami, el cadáver de su mama saldrá a flote como mismo flotó él escoltado por delfines como ángeles de mar.

Y ahora Miami está lleno de odiadores de Elián. Sí. Este Miami con un ejército de obreros ejemplares que hasta ayer también marchaban en las plazas y gritaban consignas, y que solo luego de escaparse a America quieren hacernos creer en sus cojones anticomunistas, esos, señalan y escupen a un niño martirizado, utilizado, estupidizado y amargamente confundido por una guerra ideológica que puso todos sus tanques, los de las dos orillas, en función suya.

Ahora el Miami donde hay carceleros de Castro, verdugos hasta ayer de los Castro, militantes de Castro, chivatones y adulones de Castro, babea de furia contra un muchacho que comienza a dar sus primeros signos de agotamiento mental: quiere venir de visita a Estados Unidos. Quien vea incongruencia en eso, que se modifique las neuronas. Es lo mas congruente que puede pasar por un cerebro triturado como el de Elián: es la derrota de un veneno castrista con fecha de caducidad.

A Elián González, ese muchachito por el cual siendo adolescente yo mismo viví madrugadas indeseables, utilizado junto con treinta mil estudiantes de preuniversitario para llenar plazas y clamar por su regreso a Cuba; el mismo Elián por el que la maquinaria diabólica cubana se alzó como defensora de la patria potestad -maquiavelismo infinito- yo le daré un abrazo el día que pueda hacerlo, y si él llora probablemente llore yo con él.

Porque cojones, entiendo lo que ha vivido, entiendo la magnitud de lo que ha sido víctima, entiendo lo que quizás ni siquiera él, militarizado e impulsado a renegar de su madre muerta, pueda todavía entender.

Porque imaginarlo a la deriva en un mar hostil, con cinco añitos como los que en algún momento tendrá mi hijo; ver después su rostro aturdido y espantado con un rifle ante los ojos aquella madrugada en que el SWAT le devolvió a La Habana, y suponerlo más tarde a merced de una legión de psicólogos e ideólogos del aparatchiek cubano, es como para guardar un silencio de misericordia ante tanta desgracia reunida en un solo niño.

Elián González, el balserito Elián, que a nadie se le olvide, representa de forma sublime, novelesca, la tragedia de estos casi sesenta años en su forma mas macabra y soterrada.

Que lo señalen otros y que se burlen de él otros. No yo.

Por Ernesto Morales. Periodista cubano. Trabaja en el canal Telemundo De Estados Unidos.

Anuncios

Un comentario en “Ernesto Morales sobre sobre las declaraciones de Elián González

  1. El ultimo video de Elian fue post anoche y sacado unas horas despues se le ve suplicando a Obama que los ayude , que ellos no odian estados unido , es algo tan fuera de lugar que da la impresion Elian padece de depresion , y fue sacado de las redes, lloraba y no concuerda , para nada con sus otras declaraciones

    Me gusta

Deja tu opinión y participa en el intercambio de ideas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s