A quién benefician las reformas?

pasaporte cubano“¿Qué hacemos? …..Volverán, venceremos 
dar las gracias por la cultura, la salud, el deporte, 
por los negocios particulares, por el pasaporte 
y pa´ lante que aquí no se rinde nadie”

El gobierno cubano desde hace varios años está haciendo reformas que se suponen sean en beneficio de los cubanos. Muchos cubanos dentro y fuera han alabado dichas reformas porque representan un movimiento inédito en nuestra lenta historia económica y social.

Haciendo un resumen los más llamativos y mediáticos fueron:

-Compraventa de autos, celulares, computadoras y casas.

– Entrada de cubanos a los hoteles.

-Internet

– Apertura del negocio por cuenta propia.

– Apertura migratoria e inversión extranjera.

Ahora bien, a riesgo de que los cibersoldaditos y la extrema izquierda me digan ingrato e hipercrítico ( término bien estalinista que no sé que significa) quiero referirme a los beneficios de estas medidas y quienes son los más beneficiados

Compraventa de autos y casas, celulares y computadoras para quién?

Lo que en todos los países resulta algo normal, en Cuba no lo es. Somos el país de la urna de cristal donde el exterior está muy mal y el interior es de diamante. ¿Donde se ha visto que un ciudadano no pueda comprar o vender un auto o una casa de su propiedad? Estas cosas pasan en Cuba y se justifica con el fatalismo de que es lo que hay y no se puede hacer nada. Sigue leyendo

Anuncios

Mis amigos se están yendo

Alberto Manuel León Pacheco

 A Dianamaris, Enmanuel, Darisbel, Denisse, Pilar, Emili y a todos los que llevan su pedazo de isla a lejanas latitudes.

cubanos que llegan a la isla

Pa ra los cubanos el viaje es algo anhelado

Recientemente escuché una canción de Adrián Berazaín junto a Buena Fe, titulada “Mis amigos se están yendo” y me puse a pensar: coño, los míos también se van. Recuerdo los años que pasé en el IPVCE Máximo Gómez de Camagüey, época de gozo para todo cubano que estudió en el preuniversitario o sencillamente el “pre”, y la mente se me llena de locuras y días memorables junto a ellos.

En mi familia no hay nadie que viva en otro país. Ni uno solo de ellos, y me refiero a ambas partes, materna y paterna. Por eso, el tema de la emigración me llega por la vía de amigos cercanos que se fueron.

Cada vez que me conecto en Facebook encuentro nueva gente de esa que compartió aquellos bellos años y sus paraderos son diferentes Estados Unidos, República Dominicana, España, Colombia, Italia, Alemania y otros.

No recuerdo que ninguno me hablara mal de la revolución ni de la situación del país. Simplemente, me cuentan ahora, decidieron buscar un futuro más acorde a sus expectativas. Sigue leyendo