Reflexiones del compañero Alberto Manuel (I)

Hace pocos días comenté en el perfil de un conocido y recibí una verdadera descarga tipo: “Brigada de respuesta rápida responde a provocaciones del imperialismo” con todos los argumentos conocidos( el sol y las manchas, mercenario, desagradecido etc) y la verdad es que me puso a pensar.

Todos esos que me respondieron revolucionariamente ( o eso es lo que ellos creen) viven un mundo en el cual el combate, el odio y el enfrentamiento a todo aquel que no esté en la línea trazada es trabajo y un deber( o eso es lo que ellos creen), aún cuando yo halla sido colega de trabajo, de estudio o incluso convivido en una misma familia. Y me ponía a reflexionar que si esas atenciones que si tuvieron conmigo a pesar de que me conocen, trabajaron conmigo y hasta compartimos reuniones, actos y asambleas revolucionarias( o eso es lo que ellos creen) entonces entiendo(aunque nunca aprobaré) que sucedan los actos de repudio.

Y de verdad que me cuestioné a mi mismo: ¿ estaré errado? ¿Decir y plantear lo que está mal en Cuba hace bien a los cubanos? ¿Está bien que mi mamá se preocupe porque no dejen volver a verla debido a mi postura crítica?¿Luchar porque en Cuba no halla más censura y la libertad de expresión sea una realidad es darle armas al enemigo? ¿Quién es el enemigo? ¿escribir sobre los precios del agro, sobre el transporte o sobre lo malo de los medios y no sobre quienes son los responsables superiores de que nuestra economía este destruida después de tantos experimentos es loable? ¿ dedicarse a vilipendiar, combatir(aquí de nuevo la palabrita) repudiar, denostar sobre los opositores es meritorio, aún cuando estos pierden sus trabajos, son censurados, son detenidos, y no tienen garantía legal para hacer oposición( o sea aplastarlos como ciudadano sin derechos) es ser revolucionario?

Y que conste que conozco de primera mano y deploro el financiamiento que reciben los opositores cubanos y que no estoy de acuerdo con casi ninguno de sus planteamientos y métodos de lucha pero mientras sean negados como ciudadanos cubanos y no exista el derecho legal a pensar diferente y porque son cubanos nunca participaré de ese combate de ideas( o eso quieren creer).

Seguir debatiendo( o eso quieren creer) en redes sociales sobre temas secundarios mientras el salario no alcanza, los servicios pierden calidad, no hay internet, no se satisfacen con calidad y dignidad las necesidades básicas y la economía es un circo que trata de levantar con trucos de magia cada veinte años, conducirá a algún resultado positivo para la mayoría de los cubanos?

Nadie se pregunta ¿porqué en más de cinco décadas en Cuba nunca se ha resuelto el tema de la libertad de expresión, no tenemos una economía formada y aún el ciudadano es controlado por el estado en todos los aspectos de la vida?

¿Cómo es posible que mientras un hombre gobierna por mandato casi divino durante más de 50 años, en los cuales todas las decisiones pasaron por sus manos, que luego los errores y desastres económicos y sociales cometidos sean culpa de “hombres que no hicieron buen su trabajo”  o del imperialismo?

Se pueden pedir a un pueblo que sacrifique 3, 4 o 5 generaciones en nombre de un futuro, que cada día se nota más lejano,  de prosperidad y desarrollo? ¿ Y mi madre y mis abuelos que lo han dado todo y no tienen nada?

Es justo que todos aquellos hombres y mujeres que iban a la plaza y a cortar caña y se sacrificaron duarnte toda su vida ahora de viejos estén educados y saludables pero inventando y sobreviviendo con una pensión de 300 pesos en el mejor de los caso?

¿Es racional en un país con una de las economía más pequeñas de América tener un ejercito de cientos de miles de hombres y cientos de unidades militares?

¿Se puede lucrar diplomática y socialmente con derechos que son obligaciones para cualquier estado de darle a su pueblo como salud y educación(que la hay gratis en muchos países, incluido el tan criticado Estados unidos) durante cinco décadas?

Puede que esté equivocado pero me parece que intentar darle un matiz reformado, de cambio y de esperanza a un proceso político luego de cinco décadas cometiendo los mismos errores, por llamarlos de alguna manera, es pedir melocotón a una mata de cilantro .

¿Se puede tomar decisiones un año(UMAP, tenencia de dólares, trabajadores privados, repudio a marielitos y balseros) y luego cambiarlas sin haber importado sus consecuencias y el malestar y sufrimiento causado a los ciudadanos y ni siquiera una disculpa pública?

¿Puede un bloguero que fue sentado en un teatro en frente de los máximos dirigentes de la provincia y del país y acusado de contrarrevolucionario y clausurado su blog durante un año ponerse  a hablar de cambios, esperanzas y de libertad para opinar en internet?

¿Es correcto simular o como dice un amigo fingir conducta durante años en puestos estatales esperando irse del país como meta de vida?. ¿Cuántos revolucionarios extremistas que antaño hicieron pasar malestar a más un cubano, hoy pasean por Miami o Europa?

Aunque lo siento por mi mamá, mi abuela y mi padre, por más que pienso en estas preguntas no puedo dejar de alegrarme de haberme liberado del yugo ideológico, que es el más fuerte que tenemos los cubanos. Ese que aún estando fuera de Cuba te limita a estar en contra o a favor de aquello y a lidiar con sus consecuencias que muchas veces llegan a tus seres queridos.

Pero estimado lector yo no soy un desideologizado ni un ermitaño político. Yo estoy de acuerdo con mis amigos, con la verdad, con mi familia y eso es suficiente para saber lo que los afecta y me da la visión para enfilar mis palabras tanto a la Plaza de la revolución(sí, ahí esta el problema) como a la Calle 8 (donde igual se divide y se limita a ese que vive en la isla) que son como un matrimonio mal llevado que se usa (USA: otro tema que también nos jode con su intromisión histórica y que es el principal argumento para las decisiones tomadas como en un bunker) para cumplir sus objetivos ( dinero de USA por un lado y sostenimiento en el poder por el otro) Estoy conciente de que mi posición es condenada en nuestro universo cubanólogo pero no me importa. Yo tengo mi conciencia tranquila y mucho por decir para ambos lados, porque en definitiva ambos bandos han cometido errores y yo soy periodista.

Yo lo siento, pero a mí me dejan fuera del duelo. Prefiero ser juez y no parte.

PD: Está un poco enredado pero así son los pensamientos: casi nunca tienen claridad. Saludos.

Anuncios

Deja tu opinión y participa en el intercambio de ideas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s