No existen los contrarrevolucionarios

cuba, libertad de expresión, prensa cubana, supercuba

Micrófonos abiertos al debate

Revolucionario es lo que se mueve, es el que lucha, el que remueve pensamientos y actitudes conservadoras y estancadas, y también el que intenta remover los cimientos de la sociedad para beneficio de todos. No se puede ser contrarrevolucionario: se es revolucionario o no.

No es contrarrevolucionario el que vaya en contra del sistema, es simplemente oposición natural. Revolución y revolucionario son dos palabras ligadas pero no necesariamente incluyentes. El revolucionario está en cualquier lugar y campo de la sociedad y de las ideologías y una Revolución es un proceso(para mi obligatoriamente) corto de transformaciones y libertades que no siempre está acompañada por revolucionarios.

El contrarrevolucionario es un comodín. Es el nombre para el enemigo. Es la generalización de lo inconveniente, de lo que no contribuye y de lo que incomoda por su espontaneidad o simple autonomía del poder. Pero estas etiquetas nacieron del pueblo obrero y de allí ha de venir sus nombramientos. El estado que usa estos adjetivos a su conveniencia no es revolucionario.

Revolucionario es dar salud, escuelas, luchar por la autonomía nacional y ser solidarios. No es revolucionario cohibir la libertad de expresión, mantener la economía cerrada, el control total  del estado y el poco desarrollo material y tecnológico.

Cada cual tiene su concepto de ambas palabras y su auto nombramiento. Está en cada cual saber si es o quiere serlo. Ni los que se autotitulan lo son siempre ni los que callan,  dejan de serlo. Natural es que el ciudadano se haga revolucionario por propia voluntad, estudio y razonamiento y no por adoctrinamiento ni imposición.

No es revolucionario apoyarse en limitaciones y presiones externas para expiar errores e incapacidades propias. Lo revolucionario sería adaptarse y sobreponerse buscando opciones y alternativas que ayuden a mejorar la calidad de vida de la ciudadanía.

No es revolucionario simular y actuar como proyecto de vida para subir en la escala social y obtener prebendas, privilegios o solamente una vida mejor. Lo revolucionario es escalar ese trayecto con honestidad y trabajo. No es revolucionario contribuir a mantener un estado de cosas que casi todos critican y conocen de su real situación.

No es revolucionario segregar, apartar y convertir en parias a ciudadanos de la misma tierra por diferencias ideológicas, sexuales religiosas o de cualquier tipo mientras se proclama y se anuncia la lucha por la igualdad plena del hombre y de los cubanos.

No es revolucionario excluirnos (ni por mediación del estado como sucedió y sucede y mucho menos entre el propio pueblo) y crear diferencias por ser cubanos y no yumas. Eso aparate de estar muy lejos de ser revolucionario es lo mas degradante que como nación puede pasarnos. Revolucionario es tratar por igual a todos los cubanos tengan CUC o pesos y sobre todo por encima de foráneos que por miserias humanas y dólares o euros en sus bolsillos llevan preferencia en nuestra propia isla.

Si aferrarse al poder por décadas no es revolucionario, tampoco lo es hablar de construción colectiva de la sociedad y detentar el poder en unos pocos.

Revolucionario es decir, denunciar, informar, debatir y proponer opciones y puntos de vista para que se conozca cada tema de interés público y no ceder ante presiones ni abusos de poder. Revolución es que todos participen, opinen, critiquen y modifiquen en nombre de la mayoría y no dejar las desiciones a un reducido círculo de iluminados.

Anuncios

5 comentarios en “No existen los contrarrevolucionarios

  1. Excelente artículo.
    Ojalá tanto los de aquí de Miami como los que se quedaron en Cuba entendieran ese concepto. Si queremos construir un mejor país hay que dejar espacio a la pluralidad de ideas. La génesis del desarrollo es el debate; si todos pensamos igual nos quedamos estancados. Fidel dijo que en Cuba había una batalla de ideas … Lo triste es que el ganó no en el campo ideológico, sino en silenciar o demonizar en los medios de comunicación a los que pensaban diferente. Nacieron palabras despectivas para llamarnos como “gusanos.” Ojalá la nueva generación de cubanos logre acabar con esa manera tan retrógrada (y en mi parecer, no muy revolucionaria) de gobernar.

    Me gusta

  2. Ante todo muchas gracias por comentar Francisco. Tienes razón en eso de que decir lo que se sabe es redundante, pero en el caso de Cuba es muy importante que se digan estas cosas. Además yo soy periodista y mi labor es esa. Este blog es un espacio personal para expresarme y no un manual para llevar un país. Yo no soy político ni diplomático ni económico. Saludos.

    Me gusta

  3. ¿que situacion mas combulsa se esta viviendo en nuestra patria?solo tenemos restos de las murallas de la habana,no hay muro para derribar,es bonito tener y disfrutar de la libertad de expresion pero hay muchos que si se dedicaran a trabajar y producir aunque sea en beneficio propio serian mas utiles a la sociedad y la vida propia y aclaro que no es tu caso alberto manuel,tengo una gran estima y respeto por tu dedicacion pero me parece que hablar sobre lo que se sabe cae en la redundancia,busquemos soluciones economicas y abogemos por erradicar todos los cuadros parasitos que durante tantos años han frenado nuestro desarrollo,esos son los verdaderos bloqueadores,los oportunistas,aprobechadores,demagogos y chupa sangre del pueblo,esa es nuestra principal trinchera de lucha hermano y todos los que leen,lo digo y mantengo cuba es y sera de y para los cubanos pero que lo merescan
    saludos desde el ultimo lugar del mundo

    Me gusta

  4. Me gustaría recordar el concepto de “revolucionario” que resumiera Fidel Castro en el año 2000. Resulta curioso que el concepto, definición y concreción del término revolucionario puede aplicarse exactamente al “contrarrevolucionario”. Si uno cataloga a un disidente, a la oposición cubana, resulta que encaja perfectamente en los terminos empleados por Fidel. Y es que está muy claro. Quién quiere un cambio, quien desea avanzar, corregir, “cambiar todo lo que deba ser cambiado”, ese es sin dudas un revolucionario. Lo curioso es que todo el que está con el gobierno cubano hoy es exactamente lo contrario, un contrarrevolucionario. Quienes se oponen al gobierno son los verdaderos revolucionarios, según las propias palabras de Fidel. Recordemos y opinemos:
    “Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo.”

    Me gusta

Deja tu opinión y participa en el intercambio de ideas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s