Música cubana a todo color

_DSC9730Randy Valdés nació en la isla pero se hizo hombre en Estados Unidos. El cine y la música lo hicieron volver a su tierra. Randy es el director del documental A Todo Color sobre los músicos cubanos que, después de décadas esparcidos por el mundo, se están reunificando en colaboraciones artísticas, mucho de ellos han regresado a la isla en los últimos años a continuar su carrera o a renovar contacto con el público cubano. El documental próximo a estrenarse será presentado en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano.

¿Cuéntame de dónde vienes?

Bueno, soy Cubano, nací en Santiago de las Vegas pero me crie en el Vedado, frente al Trianon. A los 8 años mi familia se mudó para Miami y he vivido aquí desde entonces con la excepción de un año que viví en Orlando mientras estudiaba cine.

Haciendo un recuento…

Tengo mi propia empresa, GlassWorks MultiMedia, la cual se dedica mayormente a videos musicales, trabajos de publicidad, etc. Ahora, lógicamente, estamos empezando a buscar maneras de poder producir trabajos narrativos como este documental.

Siempre me he interesado mucho por la música, y he realizado muchos videos musicales y grabaciones de conciertos en vivo. Eso me llevo hace muchos años a colaborar con FUNDarte, una relación que dura hasta hoy en día y que ha tenido siempre una gran importancia en el desarrollo de mi carrera.

FUNDarte es uno de los productores de este proyecto, al igual que GlassWorks MultiMedia y El Central Producciones, basada en Cuba y dirigida por Oscar Ernesto Ortega quien es uno de los directores de Fotografía del documental A Todo Color.

Entrado en A Todo Color: ¿Cómo planeaste el documental y cuál fue la respuesta de los músicos a tu idea?

Bueno, la verdad, considero que uno debe de tener una idea clara antes de empezar cualquier proyecto como este, y después tienes que entender y estar dispuesto a que todo va a cambiar y durante un rodaje de 3 años es lógico que la obra evolucione y cambie 3 y 4 veces, como lo hicimos nosotros.

Los músicos mayormente estuvieron dispuestos a colaborar con nosotros desde un principio, en parte porque ya yo tenía una relación amistosa con muchos de ellos, y también porque estábamos funcionando bajo la sombrilla de FUNDarte, una organización que ya ellos conocían y respetaban como organización que intenta promover el arte cubano con buenas intenciones.

Claro que eso no quiere decir que no hubo retos, específicamente con los horarios, no es fácil explicarle a un músico que necesito entrevistarlo por 6 horas seguidas, pero bueno, con mucho esfuerzo y suerte, de la buena y la mala, logramos entrevistarlos a todos. Algunos aquí, otros en Nueva York, otros en la Habana, y esperamos que una última en Madrid el mes que viene.

Por suerte, cuando le mostramos una copia de trabajo cual también compartimos con el público de Miami Julio 11 y 12 como parte de Miami On Stage, una serie de FUNDarte, todos quedaron muy contentos con la obra y de haber participado en ella.

El proyecto ha sido un gran éxito para mí personalmente, porque con el he desarrollado relaciones con ídolos míos que han pasado a ser amigos fuertes de los cuales he aprendido mucho.

¿Cómo ves el intercambio cultural  entre cuba y Miami?. ¿Estás a favor o en contra?

Es un concepto muy bueno, necesario incluso. Como todo, cuando se involucran las personas, siempre hay los que se aprovechan de los sistemas, pero siempre digo que no podemos ajustar los sistemas y los procesos basado en el comportamiento de los que lo usan mal.

Hay que considerar que hay muchas personas con buenas intenciones que se pueden beneficiar de eso. Para mí por ejemplo, ha sido necesario, y un gran empuje para mi carrera, para mi profesión. Una anécdota bonita de este proceso es que de pronto me di cuenta que yo estaba viviendo lo que estaba contando en este proyecto.

Me fui de cuba con 8 años, desarrolle mi carrera en Estados Unidos pero la cultura y la sed por realizar arte me llevo otra vez a Cuba, nunca había regresado antes de ir en Diciembre del año pasado a rodar para A Todo Color.

En ese proceso conocí a Oscar Ernesto Ortega quien se involucró mucho con nuestro proyecto y quien pudo venir en Marzo por el proceso de intercambio cultural a rodar con nosotros en el concierto de Interactivo con miembros de Habana Abierta.

Él se benefició también mucho de ese viaje y ahora está realizando un documental entre Cayo Hueso y La Habana.

Somos dos personas que sin el intercambio cultural, nos hubiese sido muy difícil y casi imposible realizar nuestro trabajo.

PD: Debo de tomar la oportunidad y agradecer a Miami Light Project, una organización líder en promover el intercambio cultural entre Cuba y Miami, y quien nos facilitó este viaje.

Fotos del rodaje:

_DSC0472 _DSC3675 _DSC5810 _DSC9251

 

Anuncios

Deja tu opinión y participa en el intercambio de ideas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s