Yo quiero vivir

Según la enciclopedia digital Wikipedia, el suicidio es el acto por el que un individuo, deliberadamente, se provoca la muerte. Este se produce por depresión, problemas económicos o personales y por los más diversos motivos. En Camagüey, la tendencia a los intentos de suicidios aumenta cada año y este índice se manifiesta de igual forma entre los menores de 19 años, cuando lo ideal sería oírlos decir:

Yo Quiero Vivir

cuidado de niños

Mantener psicofármacos lejos del alcance de los niños es una forma de evitar accidentes.

 Texto y fotos:Osleydis Pérez Ferriel y Alberto Manuel León Pacheco (Estudiantes de Periodismo).

 Para Idania el suicidio es un problema cercano: “He tenido familia que ha atentado contra su propia vida: una sobrina adolescente de 17 años que lo hizo en más de una ocasión. Considero que los intentos de suicidio son un problema de familia, de formación, de armonía.

Realmente, la unión en el hogar es algo difícil, pero hay que lograrla. No sé si faltará un poco de cultura en ese sentido, pero es muy necesaria, y pienso que ese es el aspecto fundamental. También creo que esa familia no tiene que ser profesional para alcanzarlo, incluso, en algunas con estas características se encuentran situaciones tan lacerantes”.

PENOSAS ESTADÍSTICAS

Según el Informe de la Conducta Suicida para el Sector de Educación.de la Dirección Provincial de Salud, en su Sección de Salud Mental y Abuso de Sustancias, el número de intentos suicida en el 2011 superó al del 2010 en 349 casos, y las tasas: 160,4 (2011), contra 115,3 (2010); en ambos casos, por cada 100 mil habitantes. Por territorios, los municipios con mayores tasas de intento suicida fueron Carlos M. de Céspedes, Sierra de Cubitas y Vertientes.

En el caso del municipio Camagüey, al tener mayor población su incidencia aumenta. Han ocurrido, hasta la fecha, 15 intentos suicidas (I.S.) en menores de 19 años. Las escuelas que más registran en los últimos tres años son las Secundarias Básicas Javier de la Vega y la Mártires de Camagüey, además, del preuniversitario Inés Luaces Sánchez.

En los Centros Comunitarios de Salud Mental (CCSM) se lleva a cabo el seguimiento y ayuda a los pacientes que cometen intentos suicidas: Liliam del Risco Perdomo, Licenciada en Enfermería del CCSM Julio Antonio Mella, nos explica su labor: “Aquí tenemos el equipo infanto-juvenil, en el que trabajamos con la familia, con las escuelas. Simplemente tratamos de evitar que hagan realidad esos malos pensamientos.

 “Atendemos aquí a una gran población, distribuida en tres policlínicos: el Julio Antonio Mella, el Este, y el Ignacio Agramonte. Rectoramos varios programas, como el del Alcoholismo, Retraso Mental, Deambulantes, pero enfatizamos mucho, mucho, en el área de los intentos de suicidio en menores de 19 años”.

 En este Centro Comunitario, 2008-2009 terminaron con uno o dos intentos, ninguno menor de 19 años; actualmente, en lo que va del 2012, reportan dos casos (uno de 17, el otro de 13 años), y serán atendidos dos casos más (uno de 14 y el otro de 16 años).

Estas edades son muy difíciles, pues no saben lo que quieren. En la mayoría de estos casos, durante la entrevista, descubrimos que lo hacen para amenazar a sus padres, y buscar ganancias secundarias.

 “Ya cuando los registramos, añadió Liliam, después de consumado el intento, comenzamos a hacer dinámica de familia: primeramente, visitamos al paciente, lo encuestamos, hacemos la programación de terreno, vamos a su casa, planificamos la consulta, vamos a su escuela, hacemos dinámicas de conversatorios con los profesores en el caso de que esté estudiando, vamos a su comunidad, es decir, al CDR. Esto es delicado, no lo podemos divulgar mucho. Donde conocemos de disgustos matrimoniales que afecten al niño, hablamos con la pareja para ver cómo manejan esa situación y procurar que no afecte tanto al muchacho.

 “Hay casos en que el padre, al saber que su hijo cometió un intento de suicidio, trata de complacerlo en todo para que no lo repita; en otros casos, los padres arrecian la disciplina, y se vuelve un régimen autoritario, en ambos casos entramos nosotros a trabajar con ellos mucho más, porque no hay una escuela que enseñe cómo ser padre, eso se aprende con la vida”.

 Por su parte, América Llovera Aguilar, enfermera del CCSM Joaquín de Agüero amplía: “No es esa preocupación de darle todo lo material que pida, sino brindarle la confianza, el amor y la seguridad que necesita el niño o adolescente, que ante los errores cometidos tenga todo el apoyo de su padres: lo material, reitero, es secundario.

 En la Sala de Salud Mental del Pediátrico Eduardo Agramonte Piña son atendidos los pacientes que atentaron contra su vida, por un equipo de psicólogos y médicos. Pastor Escobar Sánchez, Especialista en Medicina General Integral (MGI), en Psiquiatría Infantil y director de la sala, comenta a Adelante: “Al que ha ingerido sustancias como pastillas, químicos o plaguicidas para quitarse la vida se le hace un lavado gástrico y se le aplica carbón activado para contarrestar la acción de estas sustancias. Pastor

 “Aquí les hacemos exámenes psicológicos para ver si persisten los problemas. Muchas veces se ven familias unidas y con buena preparacion profesional o académica y no saben tratar al niño.”

 Y EN LA ESCUELA…

He escuchado de casos de compañeros que han intentado quitarse la vida, pero no me parece una buena idea porque así no logran nada. Seguramente lo harán con algún objetivo, para que los dejen salir, o algo, o para poner en una posición mala a los padres, pero eso está mal. Yo no lo haría: es mejor hablar con mis padres antes de hacer eso, porque se puede arriesgar la vida misma. Es mejor vivir.” (Mirelis F. Blanco. 15 años. Estudiante de Preuniversitario.)

 La escuela desempeña un papel importante en la formación del carácter y la personalidad del niño y del adolescente, por lo que es importante su participación en la prevención de las conductas negativas entre los alumnos.

 Melvis Álvarez Benítez, del Consejo de Atención a Menores en Educación Municipal explicó su visión del asunto: “La tarea de nosotros es preventiva. En cada escuela tenemos un psicopedagogo y un promotor de salud. El primero es el encargado de capacitar a los docentes, excepto en Secundaria Básica, que posee un modelo distinto: el profesor guía es a quien se capacita y quien imparte los diferentes temas.

 El medio familiar influye mucho en esto, allí es donde debe detectarse cualquier comportamiento alarmante, y al parecer no siempre ocurre así. Este año se ha potenciado y es una de las acciones priorizadas, el vínculo entre las escuelas y los CCSM, con el objetivo de realizar un trabajo preventivo que prepare al personal docente y a la familia para valorar los factores de riesgo que permiten una conducta autodestructiva e identificarla en el muchacho.

 En el municipio de Camagüey se capacitan los profesionales y técnicos a nivel de Área de Salud. Los policlínicos pertenecen a una específica, y las escuelas se relacionan con cada uno de estos semanalmente. En la reunión MINED-MINSAP, los cuartos viernes de cada mes, los compañeros de Salud Mental analizan los casos e instruyen a los presentes sobre las conductas que pueden acarrear un intento de suicidio.

 “Generalmente, aseguró Melvis, esos intentos ocurren en el hogar, fuera del ámbito estudiantil. Parte de las acciones que acometemos está en la preparación de las Comisiones Psicopedagógicas a nivel de escuela (en el caso de Secundaria Básica, es el profesor guía); el estrechamiento de las relaciones con el CCSM en cada área.

Eso no quiere decir que está todo resuelto, pero se ha incrementado el nivel de preparación del personal docente en los centros de enseñanza sobre tales cuestiones. Donde exista un niño con esta problemática, recibe atención directa de un especialista todas las semanas”.

Sobre la capacitación que se proporciona, Melvis explicó: “Laboramos en la comunicación, los factores de riesgo que conducen a un comportamiento autodestructivo, entre otros. Entonces se trabaja con los docentes, se le da salida mediante las clases, Educación extracurricular y Educación familiar. La otra cuestión está en el trabajo con los promotores de Salud. Ellos desarrollan los temas y permanecen en las escuelas, pues son trabajadores de ahí y dentro de su contenido laboral está la promoción de Salud. Nosotros les evaluamos el desempeño mensualmente”.

 Roberto Castillo Pérez, asesor de Salud de Educación Municipal, comentó: “Tenemos en Salud Escolar el programa director de Promoción y Educación para la Salud con siete ejes temáticos. Uno de ellos es Comunicación y Convivencia y allí se desarrollan temas acerca de la violencia, el I.S., las causas que determinan esas conductas, los problemas de comunicación interpersonal y demás cuestiones que entorpecen el normal desarrollo del infante. Pero tenemos que reconocer también que desde el punto de vista pedagógico no siempre hemos sido capaces de detectar estas situaciones en el momento oportuno.”

 En los centros de enseñanza el director es el principal responsable de estas acciones. Luego se ubica el psicopedagogo, que ese es su contenido de trabajo; y luego, el profesor promotor de Salud, que ese es su contenido complementario. Estos temas se refuerzan en Secundaria Básica, en Enseñanza Técnica y en Preuniversitario, en lo que es la Escuela de Educación Familiar.

padree hijo cubano/supercuba

La comunicación entre padre e hijo debe ser en un ambiente de cariño y confianza.

 Sobre la influencia de los padres, agrega Melvis: “Usted va por la calle y escucha a los padres exclamar frases negativas acerca de la vida ‘estoy obstinado’. Es el tema de conversación, el vocabulario que hoy usa la familia es el que se transmite a los muchachos.

Al analizar una familia disfuncional tenemos presente que no solo es la de los barrios marginales, puede ser todo lo contrario. La sobreprotección de los familiares, la abuela que no les da todos los gustos, el régimen de disciplina excesiva. Cuando usted se pone a valorar, es para adentrarse en el tema de la sociología, por lo complejo del fenómeno.”

 De acuerdo con la opinión de Roberto Castillo, una medida que ha dado resultado es el control de los psicofármacos. En todas las visitas a escuelas los asesores de Salud chequean cómo anda este control, cuáles son los estudiantes que consumen psicofármacos, y con mayor énfasis en un centro interno. Cuando el muchacho regresa del pase tiene que declarar qué medicamentos trae y, además, se le revisa.

 “Yo tengo el control en este municipio de los estudiantes que consumen psicofármacos y, si son de centros externos, no pueden consumir las dosis dentro de la institución, para eliminar alguna posibilidad de que introduzcan en las escuelas cualquier elemento que atente contra la integridad física y salud de los alumnos. Esa es una de las cosas que en estos momentos se prioriza.”

Los padres deben controlar dónde ubican sus medicamentos. Por ejemplo, una niña de un medio social favorable, ingirió varias tabletas de carbamacepina, pero si se hubiese alejado el acceso a las pastillas, se habría evitado. Hay niños que son intolerantes a ciertos medicamentos, lo saben, y eso es lo que ingieren. Esta situación es tan triste como con el mosquito Aedes aegypti: a cualquiera le puede tocar”, agregó Melvis.

 Muchos no se dan cuenta del riesgo en la familias. Puede ser un hogar con alto nivel económico o académico, o todo lo contrario. Basta con que el adolescente se sienta solo o sin apoyo para que estos suceso ocurran. Hay una falta de percepción del peligro, los muchachos no están totalmente conscientes de lo que implica un I.S. Quienes lo cometen presionan a los padres para obtener algo a cambio, y luego inducen a sus compañeros de aula. Esta situación es dolorosa y, por momentos, no se le da la importancia que debe tener.

 ¿Cómo hacer que las personas en la casa tomen más conciencia? A esta interrogante responde Roberto Castillo: “El trabajo de promoción y educación para la Salud, pues esa es una de las dificultades que hoy nos golpean. Pero no es la charla, sino el papel que tiene que desempeñar el médico de familia en el consultorio, el CDR, la FMC, la escuela. Hay una confusión del concepto respeto, y esto provoca indisciplinas sociales que desencadenan conductas así.

 Es preciso que los padres aprendan a escuchar a sus hijos. La FMC cuenta con la Casa de Orientación a la Mujer y la Familia, que debe ocupar un lugar rector en el tratamiento del asunto y otros similares.

 “Desde lo que usted da a conocer por los medios de difusión masiva se puede invocar o evitar conductas autodestructivas. Si se difunde un personaje de este tipo, la población imita, y el joven asume el mismo comportamiento que ve, las acciones violentas, el lenguaje. Por eso hay que ver qué ponemos en la televisión, qué transmitimos como patrón. Es importante que en familia, juntos, compartan e intercambien criterios… pero no le dan importancia a nada de eso, ¡desde la familia!”, enfatizó Melvis.

Para estos redactores la solución es la comunicación dentro del hogar, y no en el sentido de que los padres logren lo que ellos realmente quieren, debe dialogarse y llegar a un consenso.

Idania retomó la conversación: “Cuando el joven, en un momento, va tomando una actitud que es no deseada, que no va bien, hay que tomar los métodos educativos, de cariño, de familia, de apego, para que ese joven comprenda que no ha escogido el camino adecuado. Hay que hablar, que inducir, pero no obligarlo a que haga lo que desea el adulto.

Y cuando el joven emplea el intento suicida para presionar a los padres, ambos tienen que ceder. Es cuestión de sentarse y de llegar a la idea de qué es lo mejor, lo más acertado, porque siempre hay una solución ante cualquier problema, por muy difícil que parezca… y no forzar, sino comprender.”

Por eso, todos debemos poner de nuestra parte, de manera­ que este fenómeno pueda ser solucionado por el cariño y la comprensión filial.

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Yo quiero vivir

  1. Yo no sé como se tendrá que decir que la ropa sucia se tienen que lavar en casa.

    No quiero decir que el tema expuesto deje de ser importante, pero yo creo que es un tema que solamente tiene que concernirle a la familia cubana y no extenderlo a la parte exterior del país, sigo pensando que estos comentarios se pueden estar haciendo con un doble sentido, por lo que no quiero dejar de reflexionar, que se trate de confundir a la opinión pública del exterior a la Isla, con el pensado propósito de acrecentar la alteración de los mentirosos bosiferantes y calumniosos que no dejan de ser muchos, los que de una forma u otra dan un ojo por tal de ver a Cuba, de escabel del Trono del Infierno.

    Es como querer darle más armas a los bluefios, con estos comentarios, que aunque sean reales no dejan de aumentar los posts que la disidencia busca para inflar más la burbuja, que durante 52 años se desborda, pero de mentiras en contra de la patria de los hombres y mujeres libre.s Y aunque esto no quiere ni siquiera atreverse a decir que sea la única región inmacula, no porque todos somos seres inperfectos, con derecho de equivocarnos una y muchas veces, y mientras que no se alcanza el cien por ciento que implica la madurez total en los ambitos sociales, culturales y políticamente revolucionaro, principalmente, estamos llamados a esta imperfección humana.

    Una red social tiene diferentes criterios y ellos se deben; por ejemplo: ¿cómo quiero que los demás conozcan los problemas que tanto aquejan a una sociedad en particular, pero sin que me lleve a una desacreditación moral o social de la región que vivo, sin que de una forma cosciente se quiera dejar en el trasfondo del comentario “social” un sentimiento que solo pueda ser alcanzado por los que buscan debilidades en la coyuntura del regimen revolucionario, con el fin de tomar una verdad para tergiversarla y derivar de ella un millón de mentiras?
    En todos los países capitalistas estos fenomenos de convivencias sociales es el pan nuestro de cada día, pero se tratan de resolver, ya bien sea para bien o para mal, pero dentro de sus sociedades.

    ¿En cuál país de este mundo no se vive esta desgraciada experiencia de los suicidios? Esta interrogante alcanza el valor que no se le quiere dar por algunos que cualquier problemita grande o por chico que sea, en cuba quieren hacerlo inaudito, cuando son de toda la vida en cualquier país del mundo y mucho más en los países hiper desarrollados.

    Psicoanalizando este fenómeno social, que en su mayoría de las veces, se derivan más de los sentimientos que carácteriza el amor en las parejas, en la famila y de una forma secundaria en lo económico, y se puede mensionar también los que pueden suceder por llamamiento de atención al que esta situación puede verse en los adolescentes en momento que quieren someter a sus padres a sus caprichos, y este intento de provocación de los adolescentes nunca se hacen por ellos de una forma que asegura en su consciencia lel deseo premeditado de su ejecución si no son atendido por los padres, ya que es algo así, cuando la novia o la esposa quiere chantajear a su otra parte con innoble actitud del inspirado suicidio que si la dejan o mejor dicho, si no se le toma en cuenta no lo ejecutan, más cuando entra en su conciencia el valor tan grande que tiene la vida.

    Por tal incompetencia moral que hay en la publicación en lo privadamente personal repruebo.
    Gracias por su atención.

    Me gusta

Deja tu opinión y participa en el intercambio de ideas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s