Cuba a ritmo de piratería

cuentapropia discos/supercuba

El trabajo de un vendedor de discos es bastante fácil. Consiguen un disco original muchas veces antes que salga a la venta, o compran o adquieren la información digitalmente

Por: Ingrid Castellanos Morell y Fernando Sánchez Rodríguez.

En cualquier café, en una guagua, en una parada, en la cola de un hospital, se encuentran estos nuevos piratas que no trafican con oro, ni con joyas. Tampoco visten ropa trastocada, ni usan parche en el ojo y pata de palo, pero afirman que son capaces de conseguir cualquier tipo de mercancía a capa y espada.

Cuba enarbola las banderas del corso en la música. Lo que antes se consideraba ilegal se hace hoy a plena luz del día. En las avenidas principales de nuestras ciudades, en los portales, en las aceras, se pueden encontrar los estantes repletos de discos. Para los románticos: Marco Antonio Solís, Álvaro Torres, Rocío Durcal. Para los reguetoneros: el Chacal, Wisin y Yandel, Gente de Zona. Para los más bailadores: Adalberto, Pupi, los Van Van. Así sigue la larga lista de intérpretes que va desde lo clásico como María Callas a lo popular como Haila, de lo internacional como los Beatles a lo autóctono como Compay Segundo.

En nuestro país se sabe que la gran mayoría no tiene acceso a una red rápida y eficiente que permita descargar este tipo de información. Por otro lado el mercado oficial cuenta con precios elevados que no están al alcance de todos y ofrece, muchas veces, propuestas desfasadas, de muy poca actualidad e interés masivo.

Bajo estas características toma auge un fenómeno que, a pesar de violar la integridad de músicos y autores, viene a suplir las necesidades musicales de un pueblo que se caracteriza por ser de los más rítmicos del mundo: la venta de discos particulares.

DE AUTORES Y DERECHOS

Por autor se entiende aquella persona física que crea la obra, que realiza la labor de creación intelectual aportándole su impronta, su creatividad y originalidad. Es así que el derecho de autor nace de la creación intelectual” nos explica el Licenciado en Derecho Clemente Morgado.

ACDAM cuba/supercuba
Sede de la Asociación Cubana del Derecho de Autor en la Música

Si hacemos un poco de historia en esta materia, en la Cuba colonial se imponían las leyes que se declaraban en España. De esta manera se hereda el primer antecedente legislativo de derecho de autor en enero de 1879. Según se refiere la página oficial del Centro Nacional de Derecho de Autor (CENDA) durante la República no había un auténtico interés para establecer un procedimiento jurídico sobre la materia que se ajustara a la realidad cubana. No existía un interés de promover y proteger las creaciones intelectuales ni el desarrollo de la vida cultural, lo que ocasionó que en muchos casos los creadores buscaran amparo en otras naciones.

A partir de 1959 la política cultural revolucionaria tiene en cuenta la creación, promoción, producción y comercialización artístico-musical y crea entidades como el Centro Nacional de Derecho de Autor (CENDA) y la Agencia Cubana de Derecho de Autor Musical (ACDAM). Sin embargo por el carácter social de la Revolución se tomó como medida que el derecho de autor era una libertad de todos para ser utilizado en el bien de la sociedad. Eso dio lugar a que durante un período de tiempo solo se reconocieran las facultades morales de los creadores.

En 1977 entra en vigor la Ley No.14, esta legislación fue creada hace más de treinta años, cuando la radio y el tocadisco eran las únicas formas de acceder a la música y es la que se encuentra vigente en este momento. Por lo que existe en la actualidad una urgencia imperiosa de modificar la referida ley, con el objetivo de darle repuesta de la mejor forma posible a nuestros autores, artistas y demás sujetos o instituciones.

Se debe señalar que en Cuba el fonograma no es considerado una obra y, por tanto, el productor queda desprotegido porque carecemos de una legislación especial que cuide sus principios y derechos. En las últimas décadas, con el despegue de las nuevas tecnologías, es una preocupación la protección de los autores. Cuba se sumó a legislaciones internacionales que tienen como objetivo esta finalidad como el Convenio de Berna en 1997. También somos parte de la Convención Universal sobre Derecho de Autor y del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC).

A pesar de todo lo que en esta materia se ha avanzado, no se puede considerar suficiente. Debemos repasar si todos estos acuerdos están a la altura del momento que vivimos y a pesar de que se ha tratado de equilibrar con la creación de legislaciones, instrucciones y circulantes, quedan lagunas en un mundo tan dinámico y cambiante como el de la Propiedad Intelectual”, añade el Licenciado Clemente.

Cuando entrevistamos a cinco cuentapropistas para el presente reportaje ellos afirman que conocen que su negocio viola la ley de derecho de autor pero se defienden diciendo que en Cuba nadie se preocupa por eso. “¿Tú crees que a Wisin y Yandel les importa que yo venda sus canciones? ¿O crees que la Sonymusic ve un peligro en mi negocio?, y a los de aquí hasta les conviene porque de otra manera sus discos cogen telarañas en las tiendas”, nos comenta uno de ellos mientras sigue en su faena de imprimir portadas.

PIRATAS DEL SIGLO XXI

discos quemados piratas,cuba/supercuba
Me parece que Haila no recibe ni el 5% de los que venden discos como este.

El trabajo de un vendedor de discos es bastante fácil. Consiguen un disco original muchas veces antes que salga a la venta, o compran o adquieren la información digitalmente. Entonces con la utilización de una computadora y discos compactos vírgenes obtienen la mercancía que comercializarán.

Luego se imprimen las carátulas que en muchos casos también violan el derecho a la integridad de la obra, pues los títulos que se consignan en esos discos no son los que realmente el autor le ha dado a sus creaciones artísticas y en otras ocasiones sólo se plasma el nombre de los intérpretes y no del autor.

Conversando con algunos de estos vendedores afirman que este no es un negocio que deje grandes ganancias. “Tampoco es que nos vamos a hacer ricos. Yo por ejemplo solo vendo entre 5 y 10 discos diarios, sí es verdad que el precio de la patente es bastante barata (60 pesos), pero nosotros tenemos que comprar los discos y el papel en las tiendas de divisa a precios altos.”

En Cuba la piratería es un acto lícito. La reproducción y explotación de las obras musicales con ánimo de lucro y sin el consentimiento de los artistas es meramente legal, no va en contra de ninguna ley, sólo afecta a los creadores y a nadie parece importar la repercusión que tiene sobre ellos este fenómeno.

¿BARBA ROJA O ROBIN HOOD?

La piratería musical llegó a Cuba en los años 90, cuando entraron a la isla los primeros discos compactos y los reproductores de esta tecnología. El crecimiento del turismo y la poca acción contra estos hechos fueron también agentes impulsores. Aunque la mayoría de los extranjeros que visitan Cuba pueden costear el precio que se impone para estos productos en la red de tiendas, muchos eligen adquirirlo en el mercado negro a un precio más barato y es en este caso cuando nuestra industria musical se ve más afectada.

Aunque no todo es blanco y negro, algunos artistas encuentran en estos negocios el único modo de promoción. “Para los artistas que pertenecen a una disquera sí es desfavorable porque las gente en vez de ir a la tienda a comprar tu disco lo compran en la calle y uno como músico no recibe ninguna remuneración de esas ventas, pero para los músicos underground, como en el caso del reguetón, es una forma de que se escuche su trabajo” afirma Nailén Núñez, directora del Grupo Factoría.

Raúl Marchena, trovuntivitis/supercuba
Raúl Marchena es uno de los principales exponentes de la Trova joven en Cuba

Por la misma cuerda es la opinión del joven trovador Raúl Marchena: “la visión que se tenía del disco como principal elemento promocional y comercial con las condiciones actuales tiene que cambiar. El surgimiento de internet revolucionó las antiguas maneras de acceder a la música. Creo que lo principal ahora vuelve a ser los conciertos y las presentaciones. Aunque sí hay que reconocer que el disco te permite conservar la obra”.

La otra variable es la económica. Los discos que se venden en las tiendas estatales en su mayoría se encuentran por encima de los 5 CUC, precio que muy pocos cubanos pueden darse el lujo de pagar. Es cierto que este es un mercado pensado especialmente para turistas y que la producción de discos no es un proceso barato, pero el disfrute de la buena música es un derecho de todos.

Constituye la única vía que tenemos los cubanos que no tenemos internet para acceder a la música de actualidad que se hace en otros países” se defiende la joven Elizabeth Puig cuando le preguntamos el por qué adquiere discos en estos establecimientos.

Iván González, cuentapropista con licencia para vender discos en la sala de su casa, considera que “estos negocios, aunque afectan a los artistas y las disqueras, favorece a los más necesitados que es el público.”

Sin embargo, todos esos discos que se venden diariamente en precios que van desde 25 a 50 pesos en moneda nacional, de artistas cubanos o extranjeros, ya sea sólo con temas musicales, con reproducciones en DVD de actuaciones en vivo, compilatorios, variados, lo más pega´o del año, son una evidente violación de los derechos de reproducción y distribución de estos creadores, los cuales no dieron su autorización para la realización y puesta en venta de esos discos en el mercado de particulares.

LA OTRA CARA DEL DISCO

discos cubanos egrem/supercuba
Los discos que venden las disqueras cubanas cuestan 4 y más de 20 CUC

 

En Cuba no se han realizados estudios profundos de este fenómeno relativamente nuevo, pero es obvio que no solo artistas y autores se ven afectados por la venta particular de discos. También las casas disqueras que son las que corren con los gastos de producción de un fonograma, como costos de los estudios de grabación, de fabricación y diseño del disco, promoción y publicidad, pago a los artistas, entre otros; todo lo cual solo se recupera cuando el disco se vende. “Se pierde, pues se invierte en un producto que después alguien quemará y venderá por la izquierda, mientras que el original se añeja en una tienda”, dice el Productor del grupo Dejavú.

Tania Bargas, trabajadora de Artex, entidad principal comercializadora de discos, nos afirma que indudablemente las ventas han disminuido en estos últimos años con los nuevos negocios por cuenta propia, “sobre todo si se encuentran muy cercanos a nuestras tiendas, como ocurre en la ciudad de Camagüey.”

Con respecto al precio de los CD, comenta que “ya se encuentran en el mercado los llamados títulos económicos, entre 1 y 4 CUC, que por tener un embalaje y una carátula más sencillos su precio es mucho más barato”. Sin dudas la empresa discográfica cubana tendrá que ir adaptándose a los tiempos actuales.

Otra preocupación resulta que muchas veces estos negocios promueven música vulgar o de muy poco valor artístico, como muchos títulos reguetoneros que aparecen con mujeres semidesnudas en la carátula y llevan un montón de malas palabras en sus letras, lo que escapa de las manos autorizadas que tanto se han preocupado por sembrar en el público cubano la cultura”.

Para la industria discográfica nacional, la piratería musical en Cuba no reporta pérdidas millonarias, lo lamentable es que el mercado particular termine por desplazar al institucionalizado, donde rigen las leyes para vender más y no los valores artísticos. Es necesario entonces una revisión de precios, ajustarlos un poco más al nivel adquisitivo del pueblo. También aumentar la oferta en moneda nacional, escasa y a veces de baja calidad. Se debe tratar con respeto las creaciones foráneas como quisiéramos que se respetara la nuestra. Solo así podremos conservar la reputación de nuestra industria y el bien ganado prestigio de la música cubana.

Anuncios

5 comentarios en “Cuba a ritmo de piratería

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. No solo se ve esto en los cuenta propistas pues el mismo gobierno cubano a travez del ICRT proyecta peliculas y todo tipo de documentales sin pagar ni un centavo

    Me gusta

  3. El mercado discográfico particular en Cuba creo que ya desplazó a la industria discográfica nacional, primero por los precios y luego por la variedad, además, los que se dedican a este mercado pirata no creo que conozcan a fondo lo legislado en cuanto a propiedad intelectual, eso no quiere decir que los exima de su cumplimiento.
    La piratería existe en todas partes y se persigue legalmente. El caso de Cuba es diferente. Podemos hablar de una piratería institucionalizada como es el caso de todo lo que transmite la televisión cubana y es de factura americana. ¿A quién le pagan ese derecho de distribución y transmisión? Un gran porciento de lo que se ve en los canales cubanos es robado, los que trabajan en el departamento de programación extranjera y cinematográfica del ICRT lo pueden confirmar. Otro tanto sucede con los conciertos y espectáculos musicales. La tv cubana tiene que rogar porque no quiten el embargo, cuando eso suceda se quedarán con un canal.
    No le estoy quitando la razón a los autores del post, para nada, solo quise poner otro ejemplo de piratería.

    Me gusta

  4. Pingback: Cuba a ritmo de piratería | "La Chiringa de Cuba"

  5. Empieza mi comentario con un auto cuestionamiento por lo que acabo de leer acerca de “la priatería cubana, la cual se desborda de interrogativas, pero para los que allí se asustan por este mercado, al que yo no me atrevo llamarle piraratería, sino iniciativa privada.
    No es solamente en Cuba donde la gente buscan un medio legal de sobrevivencia. Aquí en México, no se tiene los problemas económicos que desgraciadamente se tiene en Cuba, y es el país primera potencia en esto de la llamada piratería.
    En el Famoso Tepito, repetidamente la policia se lanzan contra todos los que venden piratería, no solamente de discos sino que de todo lo que se quiera comprar a bajo precio; lo que se llama todo, hasta un dinosaurio en vida, posiblemente se podría encontrar en tepito, pero a pesar de la prohibición, aquí en México, en su dos millones de kilómetros de su extención, la piratería es totalmente incontrolable al igual que el narcotrafico.
    El presidente Felipe Calderón Hinojosa, en lo que va de su sexenio, a matado o asesinado a más de 80,000 personas, auque usted no lo crea, pero es una pura realidad, y sin embargo el narcotrafico es cada día peor, por lo que yo no puedo creer cual es la preocupación que pueda generarse en Cuba, en algunas personas que talmente parece que no saben nada de lo que sucede en su parte exterior de donde viven. a no ser que ahora que en Cuba, almenos, se permite legalmente que aquel que pueda tener un negocio lo tenga, no es posible que hayan quienes quisieran que allí pase lo que en otros países suceda y no por que quieran controlar la piratería, sino que cuando los vendedores no le dan dinero a los policias es cuando se lanzan a quitarles todos y nada más esto pasa, quitar y quitar, bueno mejor no digo lo que en verdad hacen estos bluefios, porque hasta golpes se dan ellos con los vendedores, sin importar que se trate de hombre o mujer.
    En Cuba, los que tienen permiso para vender están cumpliendo con su derecho de venta y como ellos mismos y todos saben que el fonograma no se encuentra bajo ninguna ley que le prohiba a nadie hacer los que algunos cubanos están haciendo para neutralizar los problemas que existen, con respecto a la económico en la Isla.
    No sé por qué, pero no es fácil entender ¿qué es lo que en realidad quieren los descontentos con esta manera de buscar un poco más de sustento para la familia. Porque si no hay todavía no hay una ley que lo prohiba, porque presipitarse a darle existencia cuando ningún otro ni dentro ni fuera de Cuba, se ha quejado y ya los hay que quieren hacer leyes.
    En muchos de los articulos que a diario tengo el placer de leer, no es menos cierto que algunos me fascinan mientras que otrosme causan un agravio por la forma en que se redactan, y hay momento en mi vida en la que no dejo de profundisarme en querer comprender con que intenciones, independientemente de la libertad de expresiones que se quiera vivir, en esta actualidad, no sale de mi mente un hecho que categoricamente se le pudiera llamar
    el son que más le gusta a los que no simpatizan con el sistema cubano, porque la inspiración de querer manejar una libertades interpretada como la alternativa a la vida del libre albedrío y no el libertinaje que se desenfrene fuera del verdadero sentimiento, que aunque se aparentar lo que se quiera aparentar no lleve un mensaje equivoco a la verdadera realidad de lo que es el verdadero comportamiento social y de lucha apegado al trabajo creador y la mejor remuneración lucrativa que depende del mismo trabajo.
    Los Piratas robaban todo lo que encontraban y vinieron a América y la saquearon a como más quisieron, España se vistió de oro como Inglaterra y Estados Unidos por mencionar algunos. Y Cuba es uno de ese terrible pasado y esos ladronsotes todavía en la actualidad guardan esas fortunas, saqueadas de Cuba y de todos los paises de América Latina y termino acabando los Estados Unidos con lo poco o lo mucho que todavia quedaba. Esos son los piratas y no aquellos que de una forma u otra tengan una iniciativa sensata para tratar de sobrevivi y termino diciendo que los paises de mayor potencialidad en economia el 45% de sus ciudadanos se encuentran manteniendo a sus familias producto de este trabajo al que ahora en cuba como mexico, que parece olvidarse de quien fuera Hernán Cortez, para llamarle pirata a los más desprotejidos, buscan a como de lugar darle de comer por este trabajo, que no es porque ellos quieran hacerlo sino porque no hay de otra y otros de los que trabajan en diferentes empresas, obreros y profesionistas son explotados; más explotados que los esclavos de los tiempos Feudales.
    Se reconoce que algun derecho se viola con este tipo de trabajo, pero no se trata de una violación criminal, es peor que tuvieran que robar o hacer cualquier otra cosa ilicita, como la que ya todos sabemos y es mucho más peor todavia que en esta actualidad un profesionista aqui en mexico en esta actualidad este ganando hasta 20 pesos la hora de trabajo cuando un kilo de carne igual a 2.5 lb le cuesta 80 pesos el kilo en tiempos normales porque en los tiempos de fiestas como navidad, semana santa los precios se elevan de una forma estratosferica, un kilo de carne se eleva hasta 150 pesos buscando lo más barato y para que no se crea que 1 kilo de arroz como la carne para comer un día, viene costando de 30 a 40 pesos, esto es poquito como ya dije.
    Y si analizamos aqui todo es supercarisimo, peor aun miserable salario que se ganan, 1 kl ode aguacate o de tomate como cualquier otra verdura no bajan de 40 a 50 pesos en tiempos normales.
    Ahora sino creen en lo que se dice, diganme NO LE CREO, y entonces yo le mandaré una pagina de los precios más comunes, que son estos que expongo de la canasta básica del pais.
    Gracias por la atencion prestada, y espero de la forma más amable esto sea impreso.
    (Debo aclarar que en Cuba se compra por libra pero aqui en mexico se compra por kilo)

    Me gusta

Deja tu opinión y participa en el intercambio de ideas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s