Percepciones alrededor del hombre

Este post es un poco diferente a lo que habitualmente publico en mi blog. Es un fragmento de un escrito de un conocido y por el mensaje que va dejando al leerlo pensé compartirlo con ustedes.

Percepciones alrededor del hombre

Percepciones acerca del hombre en Cuba

Estoy escribiendo con la piel de un romántico en mis manos, escribo para que alguien, algún día, me lea y me recuerde, y se ría de mí y sepa que las incertidumbres siempre existieron.

Mi país es una burbuja de agua, con varias partículas dentro que al caer se esparcen en el suelo, se evaporan y vuelve a llover. Somos un pueblo producto de la colonización, transculturación, asimilación de culturas, con proclamas en la boca y los sueños durmiendo en los campanarios de las iglesias.

Mi país y la mulata, tu país y el ron, el tabaco, nuestro país y el misterio de perdurar en el tiempo. Yo también quise ser inmortal y que me pintaran de verde y me compararan con una mujer que se baña en las aguas del Mar Caribe.

El insomnio desfila en la mente como un túnel estrecho, con ideología de pies en tierra y las ansias de escuchar voces que me hagan dormir en paz. Estamos necesitando de esas voces ahora para que despierten las sensibilidades humanas.

Ya ni los papeles nos convencen de los impermeables sin razones. Aquello que un día nos fue útil, hoy se esparce en el viento, pero molesta porque se hace obligatorio e inútil.

 Los discursos tienen un aliento desconfortante de inhabilidades, quedan pocos los oradores y abundan los habladores, los hay azules, verdes, rojos, amarillos, sin más huésped en su mente que la arbitrariedad asfixiante.

Las ciudades llevan nombres de mezcla de tradición y heroísmo,  algunas son recordadas por las acciones, otras por los hombres y sus medallas. ¿Y nosotros? Los que no recordamos más de lo que nos han enseñado y vamos unidos a la era tecnológica.

 Cada vez abunda más la información, los medios masivos de comunicación y la aldea se transfigura porque va perdiendo su esencia, hay pocos hombres que piensan lo que los otros dicen, que dudan y usan ese conocimiento para buscar respuestas.

 La humanidad se arroja a un precipicio sin escalas ni paraderos y es necesario que los pinos nuevos (a pesar de la deforestación de las ideas) de los que habló Martí se pongan de pie y con pasos gigantes caminen por el mundo y avisen que para que haya pensamiento tiene que haber una inconformidad y un puente que trascienda la otra orilla.

 Ya quisiera cargar a mis espaldas la culpa del pensar. Estos son tiempos de parar de mirar a los otros como si fuesen aliens, son hombres como nosotros los que hacen la guerra, los que dañan el medio ambiente, los que fomentan la pobreza, el hambre, la explotación.

La conciencia humana debe saltar los muros de la observación pasiva para convertirse en acción, aunque camine descalza y desnuda. No se habla de culpables, sino de la necesidad urgente de safar nudos en la garganta, habitar las calles, crear espacios para el entendimiento y estar atentos a la palabra inteligente.

 Respetar la tierra, jugar con los niños en vez de darles juguetes, apartar la burocracia que amenaza como un hongo el rescate de los valores morales, no criticar medianamente los medios de prensa, sino hacer nuestros propios medios, no hablemos más de los otros sino por nosotros.

Anuncios

Deja tu opinión y participa en el intercambio de ideas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s