Madureira, Cuba y el Che

Alberto Manuel León Pacheco

Madureira, Cuba y el Che

Hablar del Che es un tema que mueve a muchos, tanto admiradores como enemigos de su figura. Sin embargo, nadie puede negar que su influencia es tan fuerte que no se apagará nunca por la vigencia de su pensamiento y por que supo llevar pensamiento y acción a la par.

Varias facetas de su existencia han sido tratadas en numerosas publicaciones y libros: su pasión por la fotografía, su familia, su trabajo en el ministerio de Industrias y al frente del banco y la lucha en la Sierra Maestra.

Pero lo que no conocía es que, como buen argentino que era, le gustaba el fútbol. Navegando por la red después de la alerta de un colega periodista, investigué sobre la visita de un equipo brasileño a la Habana en 1963, recibido y agasajado por el Che Guevara.

Primer Club en Viajar por el Mundo

Luego del éxito de los Juegos Panamericanos de San Pablo y del triunfo en el Mundial de Inglaterra 1962, en Brasil se respiraba euforia y el equipo Madureira realizó una gira por América, dos años después de haberla realizado por varios continentes y convertirse en el primer Club deportivo que viaja por el mundo, práctica que luego se volvería habitual en todos los deportes.

Esta gira fue posible gracias al presidente del Club, durante los años 1959-1960, José Correia da Gama da Silva. La gira latinoamericana comenzó en Colombia, prosiguiendo luego por Costa Rica, El Salvador y México. En nuestro país los brasileños jugaron 5 partidos. A pesar de ser un equipo débil, estuvo a punto de perder con el Alajuelense un equipo amateur, avasallaron a los cubanos en todas las oportunidades.

En el primer encuentro la diferencia fue de tres goles (5 por 2) ante Industriales, que era el campeón de Cuba en ese momento. El segundo partido aumentó la diferencia y concluyó 6 goles por 1 ante un combinado del Municipio de Morón, de la antigua provincia de Camagüey. El tercer encuentro fue ante una universidad y el resultado fue desastroso para los cubanos (11 a 1)

Por último el equipo Madureira realizó dos presentaciones ante una selección de La Habana, el primero lo ganó por 1 a 0. El segundo choque  contó con la presencia en la tribuna oficial del Ché Guevara, por entonces Ministro de Industria cubano. Che jugando Fútbol

Antes de llegar

La guerra Fría estaba en su apogeo. El gobierno de Joao Goulart estaba en el poder y el fantasma del comunismo estaba entre sus enemigos. Tanto así que a los jugadores que vinieron a la isla les hicieron hacer un juramento anticomunista en el declaraban “estar a favor de la democracia y en contra del comunismo”, además de pagar impuestos, tuvieron que hacer un registro de votantes, certificado de reservista del ejército brasileño y otros muchos papeles.

A los atletas también se les recomendó no hablar de política sino de banalidades, preferiblemente de Fútbol.

En el último partido celebrado el 18 de mayo, el gran revolucionario asistió. Según testigos de la visita el Che estaba, sonriente, sin tensión, luz, feliz, llegó entró al césped y saludó uno por uno a los jugadores. 

Un hombre, una anécdota

Dos años antes Guevara había sido condecorado en Brasil con la de la Gran Cruz el presidente Cuadros y supo devolver la amabilidad de los sudamericanos. Jorge Farah, hincha del Club brasileño, estuvo presente en la gira por Cuba y comentó “Llevaba el uniforme verde oliva del Ejército y después del partido saludó uno por uno a los veintidós jugadores. Parecía un hombre íntegro” “El contacto con el Che Guevara fue muy amable. Fue amor. Nos visitó en el hotel y asistió a uno de los encuentros en donde distribuyó serpentinas”,

El día 27 de mayo de 1963 el equipo partió hacia México para continuar su periplo. Allí la histeria anticomunista llegó al ridículo de retirarles parte del las botellas de ron que los jugadores llevaron de cuba porque “es propaganda comunista”.

A pesar de las dificultades burocráticas y de las imposiciones del gobierno de ese país, la visita del equipo brasileño a Cuba constituyó la primera visita, luego del triunfo revolucionario, de un equipo deportivo foráneo.


Anuncios

Un comentario en “Madureira, Cuba y el Che

  1. Muy Interesante y algo curioso el articulo.
    Conociendo ahora la cultura Argentina y leyendo tu articulo me hace pensar que es verdad, siempre considere mas cubano al Che que Argentino, pero por otro lado, conociendo al Argentino se que lleva el futbol en la sangre y es curioso que al Che no se le conociera esa faceta, se ve que su pasión estaba volcada a sus ideales.
    Un abrazo

    Me gusta

Deja tu opinión y participa en el intercambio de ideas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s