El despegue del deporte cubano

Alberto Manuel León Pacheco

De izquierda a derecha: Fermín espinosa, Miguel Cuevas y Osvaldo Sotomayor

El 8 de junio de 1966 partía desde Santiago de Cuba el barco “Cerro Pelado” con 380 atletas rumbo a Puerto Rico.

Borinquen se convirtió en el inicio de la superioridad deportiva cubana en el área.

Los camagüeyanos Miguel Cuevas (Béisbol), Osvaldo Sotomayor (Fútbol), Castor Gómez (Lucha Libre), Fermín Espinosa (Boxeo) 45 años después, aún recuerdan con satisfacción su participación en dichos juegos.

La conversación fluyó fácil y como novato periodista recibí una lección de historia contada por sus protagonistas, una oportunidad que se da poco y que recibí con agrado.

Sin necesidad de preguntas solo dejé que los entrevistados contaran:

Castor Gómez: En la Habana dicen que vamos para Puerto Rico . El avión aterriza y todos pensamos que ya llegamos, y resulta que estábamos en Camagüey. Aquí nos dicen que los EEUU no aprobaron las visas. Al otro día vamos para Santiago de Cuba. Fuimos en guagua para el puerto en horas de la tarde.

Fermín Espinosa (FE): El capitán del barco era el mismo que trajo a Fidel en el Moncada. Desde que salimos unas avionetas pasaban por arriba de nosotros y nos decías que viráramos, que nos iban a quitar el barco que no podíamos entrar. Fue un momento tenso.

Miguel Cuevas (MC): Casi al llegar nos tiran una botella con un ultimátum para que abandonáramos

FE: Casi al llegar a Puerto Rico, vino  una lancha con un representante de PR para que fuéramos al desfile que iba a empezar, pero entonces no nos fueron a recoger. Entonces José Llanuza, jefe de la delegación, hace la Declaración del Cerro Pelado. Nos plantean que si los hombres están dispuestos a ir a nado hasta la costa (algo difícil porque estábamos muy lejos de la costa) y las mujeres a ir en balsas. Todos dijimos que sí y nos dispusimos a partir. Pero al ver que los cubanos se iban a tirar al mar, los organizadores mandaron una lancha y allí fueron los 100 que participaron en el desfile.

La delegación cubana en el desfile

MC: Fueron unos juegos tremendos. Había muchos cubanos contrarrevolucionarios que nos gritaban e invitaban a desert

ar. Cuando entramos al estadio de un lado nos insultaban los gusanos y del otro los puertorriqueños nos alentaban y nos aplaudían. Había un gordo que paraba la guagua e iba corriendo delante hasta que llegábamos a la sede y allí hasta se fajaba con los que se metían con nosotros. Era de madre ese hombre, lo apreciábamos mucho.

Los intentos para que desertaran fueron comunes. Casi todos los atletas fueron tentados a recibir grandes sumas de dinero para pasar al profesionalismo o simplemente para que no regresaran. Algunos cayeron, pero la mayoría regresó orgullosa de haber representado a Cuba.

FE: En la guagua se me sienta un tipo con una maletica igual que en las películas. Yo lo dejo que me haga el cuento del profesionalismo y del dinero  que ganaría

El barco Cerro pelado

El barco Cerro pelado.a, igual que en las películas. Yo lo dejo que me haga el cuento del profesionalismo y de lo que ganaría.

Le dije que sí y me enseño lo que tenía en la maleta: 35 000 dólares, que en ese tiempo era una suma considerable. El hombre se creyó aquello y se apareció en los entrenamientos a vigilarsu negocio.

Allí le dije al entrenador lo que quería el señor y un compañero le ha dado un piñazo que todavía el hombre debe acordarse y seguro que no se metió más con ningún deportista cubano.

Osvaldo Sotomayor(OS): Los curas nos invitaban constantemente a ir a la iglesia y nos regalaban pulóveres con imágenes de Coca cola y de Miami. Castor

Gómez: Nos pusieron “madrinas” para que nos guiaran. Resulta que estas “hadas” eran mujeres como decimos los cubanos criollitas que nos incitaban a dejar la delegación y decían que se casaban con nosotros y que tenían casa garantizada y hasta el pasaje del avión. No sabían que inventar ya.

No obstante la presión Cuba alcanzó el segundo lugar por países y deportes como el béisbol, boxeo, lucha y otros despegaron hasta alcanzar el nivel actual. Para estos cubanos el año 1966 fue especial:

FE: Yo fui el primer cubano en ganar una pelea en una olimpiada, he estado en panamericanos y otros torneos pero lo más importante para mí ha sido participar en los juegos de Puerto Rico 1966.

Fidel conversando con los atletas

MC: Hubo mucha presión desde que salimos y en todo momento, pero eso solo aumentó nuestros deseos de ganar.

OS: Cuando llegamos el recibimiento fue grande. En cada pueblo el tren paraba y saludábamos al pueblo que nos esperaba. En la Habana Fidel nos invitó a ir a Coppelia y nos dijo que si nosotros habíamos ganados medallas en nuestros deportes él nos iba ganar pero comiendo helado. Son cosas que no se olvidan, ni se pueden comprar.

Anuncios

Deja tu opinión y participa en el intercambio de ideas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s