El Camagüey de torres y campanas

Foto:Ingrid Castellanos Morell

Por Ingrid Castellanos Morell

Camagüey expresa su elegancia y belleza desde el corazón de sus habitantes hasta en su arquitectura centenaria.

Uno de detalles que la han caracterizado entre otros lugares del mundo, es el amplio legado religioso que conserva, lo que le ha valido el título de la Ciudad de las Iglesias.

Como en ninguna otra urbe de Cuba, se alzan sobre sus enmarañadas vías, las iglesias que tratan con sus torres y cúpulas alcanzar las nubes y la eternidad. Como manantiales del pasado llenan las calles de una cadencia imposible de encontrar en otro sitio. Sobre el Camagüey cae entonces un velo de misterio, tejido con miles de hilos de historias y leyendas, que atrapa todo aquel que la visita.

Las iglesias fueron la semillas de esta villa, los colonizadores sembraban una y, a su alrededor, germinaban los poblados. Era lo primero que se erigía al fundar una ciudad. Los espacios urbanos trazados por los feligreses buscaban siempre como punto de referencia las ermitas religiosas e inculcaban su veneración a los aborígenes y a las nuevas generaciones que surgían.

En el siglo XVIII, las antiguas capillas de madera que poblaban Camagüey fueron remplazadas por las actuales construcciones testigos de tantos acontecimientos. Los templos se conformaron casi siempre asociados a un co

Iglesia de Nuestra Señora del Carmen

nvento, hospital o cementerio que demuestra el papel social desempeñado cuando el territorio era precario en atención médica y educacional.

Otras se levantaron aisladas en plazas constituyendo puntos de reuniones y de mercado, espacios dinámicos que articulaban la vida provinciana.

Muchas leyendas están relacionadas con la creación de las iglesias de la ciudad, como el Templo de la Merced cuyo maestro de obra se dice que desapareció misteriosamente después de construir la edificación o la ermita de la Soledad que debe su ubicación a una lluviosa madrugada y a unos testarudos bueyes.

Algunas curiosidades las hacen únicas y participes en la historia local, la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, creada en 1825, es una de las pocas en Cuba que fue diseñada con dos torres. ¿Y la de Nuestra Señora de la Soledad?, allí se bautizó aquel niño que nombraron Ignacio Agramonte y que algunos años después, en ese mismo altar, desposaría a Amalia Simoni.

Iglesia de Nuestra Señora de la Merced

La iglesia camagüeyana, de fachada simétrica y escasa decoración, es una alianza de copones, pináculos, cornisas, vitrales y de otros elementos que se mezclan con diferentes estilos y épocas. 

Simplicidad e ingenuidad le aportan una sobriedad a la edificación que no pasa inadvertida. Las elaboradas puertas de madera y las rejas de hierro, la elegancia de sus jardines interiores, demuestran el poder que ejerció la fe en siglos pasados de nuestra nación.

La llanura donde se encuadra la comarca y el bajo perfil de las construcciones realza la grandeza de los santuarios. Camagüey fue hilándose a partir de los cuatro puntos cardinales que enmarcaban las iglesias, como un conjunto de caprichosos trazados, pero con estructura coherente y armónica. El eco metálico las campanas rompe el silencio de las calles adoquinadas y se respira una cierta complicidad surreal con el tiempo cuando con cada campanada vibra un pedazo de la historia.

Sagrado corazón de Jesús

Bajo estas mismas torres se unió la sangre de nuestros ancestros, el catolicismo de los españoles, con el misticismo africano y las creencias indígenas.

Así surgió el camagüeyano de raíces profundas en sus tradiciones, de personalidad única, que se expresan en el imaginario popular, el habla y sus convicciones.

Construidas con barro y sudor de estas tierras, las edificaciones religiosas de una elevada sencillez pero de indiscutible valor arquitectónico, histórico y cultural, sustentan la verdad de llamar a Camagüey: la Ciudad de las iglesias.

Otras iglesias de Camagüey

Entrada de la iglesia San Juan de Dios

Santa Ana

Iglesia de La Caridad

Anuncios

Un comentario en “El Camagüey de torres y campanas

  1. esto un regalo que me acaba de llegar.hecho con una calidad exquisita.esta ciudad señorial cobra vida a traves del tiempo,su valor arquitectonico y cultural nos hace orgullosos y diferentes,alberto manuel,recibe mis felicitaciones,y a todo el equipo que hizo esto posible.que tengan exitos en su carrera.

    Me gusta

Deja tu opinión y participa en el intercambio de ideas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s